post thumb No existe el profesor ideal, sino el maestro comprometido con sus estudiantes.

El profesor es vital para tu futuro académico

El primer acercamiento de los jóvenes con la realidad académica lo tiene el profesor. De su preparación, pericia, talento y habilidad dependen las enseñanzas que quedan grabadas en sus pupilos y sus gustos profesionales a futuro.

“Los profesores son los mediadores de los estudiantes con las problemáticas, tanto teóricas como prácticas, que deberán afrontar en su desempeño como profesionales. Su importancia es vital”, puntualiza Carlos Maldonado, especialista de la Escuela de Pedagogía de la Universidad Central.

“En algunos campos de estudio –agrega Maldonado-, los profesores se convierten en esa bisagra que debe existir entre los desempeños y labores propias en los ámbitos profesionales, esto en el escenario de pensar el ejercicio pedagógico como la recreación de una serie de elementos que serán preponderantes a la hora de desempeñarse profesionalmente”.

La pedagogía va más allá de un espacio académico. Los aprendizajes se pueden dar fuera de las clases y en diversos escenarios, como en charlas, debates, exposiciones, entrevistas, muestras, laboratorios y concursos. Y allí también los estudiantes pueden ver a sus profesores como ejemplo, como seres integrales que les pueden aportar constructivamente como seres humanos.

“Los maestros y su manera de hacer las cosas pueden, a manera de modelo, ser determinantes para que los estudiantes -además de los conocimientos propios de las diferentes asignaturas- vean en ellos un modelador capaz de indicar y acercar el modo en el que los estudiantes se deberían enfrentar a situaciones de la vida profesional en las cuales deban, por ejemplo, realizar una toma de decisiones con respecto a un problema”, agregó Maldonado.

Claro, no siempre el aprendizaje es sencillo, ni la experiencia es gratificante. Los métodos pueden cambiar, pero los estudiantes deben tener en cuenta que el maestro busca transmitir el conocimiento de la mejor forma posible. De hecho, el proceso formativo también sirve para reflexionar académicamente sobre la forma en que se debe aprender.

El proceso formativo sirve para reflexionar sobre la forma en que se debe aprender.

“El profesor ideal debería tener muy claros sus conocimientos disciplinares, la manera en que debe mostrarlos a los estudiantes o llevarlos a trabajar sobre conceptos para la resolución de problemas en diferentes ámbitos profesionales. Indudablemente, el profesor debe ser un modelo profesional y de estar en el mundo. De todas maneras, no existe el profesor ideal, sino el profesor comprometido con los procesos académicos de sus estudiantes”, concluyó el especialista.

QUIERO RECIBIR ASESORÍA ;