post thumb No tengas miedo al renovarte y reinventarte si lo sientes necesario.

El proyecto de vida siempre puede cambiar

Llegar a la universidad a los 15 años o graduarse hasta los 30, casarse o vivir soltero siempre, tener o no hijos, hacer una especialización o mejor una maestría o viajar dos años por el mundo y hacer intercambios en lugar de estudiar son algunas de las decisiones que marcan el destino de las personas.

Elegir el momento adecuado para empezar un nuevo proyecto o fijarse plazos concretos para cumplir objetivos puede hacer la diferencia en tu vida.

“Constantemente durante las diversas etapas de desarrollo, hay procesos cambiantes. Aunque en gran parte las personas plantean metas asociadas a su proyecto de vida (familiar, profesional, académico, económico), no siempre se cumplen estos plazos, por ende, dependiendo de las demandas del contexto, es necesario adaptarse a los cambios y replantear nuevos plazos y objetivos, con la premura de trabajar para lograrlos”, explicó José André Bejarano Triana, psicólogo del área de Permanencia y Éxito Académico de la Universidad Central.

Para establecer un proyecto de vida se deben tener claros los elementos que hacen parte de la personalidad y que definen a los seres. Según el autor estadounidense Robert Dilts, estos son: la espiritualidad o el ser transcendental; la identidad, el quién soy, quién quiero ser; cuál es mi misión personal, mis creencias y valores; las aptitudes innatas y las capacidades desarrolladas con disciplina y esfuerzo; las actividades que quiero realizar en mi día a día y el dónde quiero estar; con quiénes quiero convivir y cómo me relaciono con mi entorno.

“Para saber si está bien encaminado tu proyecto de vida, se debe identificar el gusto por lo que estudias y por lo que vas a desempeñar, deben existir componentes motivacionales que te hagan trabajar para estos objetivos, de igual manera es importante explicar a las personas que inician estudios superiores que no todo durante la carrera será ‘color de rosa’, porque se viene con el imaginario que uno debe apreciar todo y no es así; habrá temáticas que se deben cursar pero que no generan el grado de refuerzo que uno espera o que no son del gusto y no está mal”, agregó Bejarano.

No tengas miedo de tomar decisiones sobre su enfoque profesional o personal por la edad que tienes.

Es posible darle un vuelco positivo a tu vida sin importar qué edad tengas.

“Aunque la elección de carrera se da durante la adolescencia, hay personas con dificultades en la toma de decisiones y solución de problemas, que pueden cambiar en múltiples oportunidades de carrera o modo de vida sin haber una edad determinada, en estos casos es mejor consultar con un profesional con el fin de que ayude a explorar las habilidades, destrezas y problemáticas en este aspecto y que ayude a potencializar el autoconocimiento para así poder planear un rumbo”, indicó el experto.

QUIERO RECIBIR ASESORÍA ;