post thumb Saber inglés ya no es un plus profesional sino una necesidad laboral.

Inglés, vital para tu futuro académico y laboral

Hace unas décadas saber inglés era un lujo que se podían dar unos pocos. De hecho, en los colegios se podría considerar como una materia “costura” sin tanta relevancia. Empero -gracias a las nuevas tecnologías, al internet y a la globalización-, aprender un segundo idioma se ha convertido en un requisito fundamental.

Fernando Cortés, gerente de ventas de servicios corporativos del Centro de Estudios del British Council en Colombia, asegura que tener el dominio o un buen nivel de inglés al momento de iniciar la educación superior, le da al estudiante varias ventajas. Dependiendo de la Institución Superior y del nivel exigido como requisito de grado, el estudiante puede ser eximido de esta materia. Esto le permite mejorar su perfil académico aprendiendo otro idioma o mejorando su nivel de inglés, para ser más competitivo en el campo laboral.

De igual manera, tener un buen nivel de inglés marca una diferencia significativa desde el proceso de selección para una oferta laboral, o hasta las oportunidades de crecimiento dentro de la empresa.

No dominar el idioma es una desventaja, justifica ser relegado para determinados puestos de trabajo e incluso para acceder a programas educativos en el exterior. “Priman las personas que pueden suplir esta necesidad que le ofrece un valor agregado a la empresa. Obviamente esto va de la mano con unos ingresos mayores y mejores oportunidades de seguir creciendo”, expresa Cortés.

Dependiendo la necesidad, es muy importante tener una certificación oficial o internacional de inglés. Según cortés, la inversión de tiempo y de dinero tiene que ser reflejada por una certificación que represente primero el nivel alcanzado en el proceso de aprendizaje y, segundo, que tenga el reconocimiento formal que respalde ese nivel y que pueda ser anexado como parte de la formación profesional de la persona en su hoja de vida.

El conocimiento de un segundo o tercer idioma debe ser comprobado con una certificación oficial.

Hay varios exámenes internacionalmente reconocidos como el IELTS (International English Language Testing System) o el Toefl (Test of English as a Foreign Language). Y existen diferentes tipos de acreditaciones para certificar el nivel de inglés. Están los de Cambridge, el KET (Key English Test), PET (Preliminary English Test), FCE (First Certificate of English), CAE (Certificate in Advanced English), CPE (Certificate of Proficiency in English) y el Aptis, reconocido por el Ministerio de Educación Nacional (resolución No. 12730) como un certificado oficial de nivel de inglés en el país.

Rafael Minauro, director de Desarrollo Universitario Colombia & Perú en la Universidad Nebrija, expresa que el grado de dificultad para aprender inglés es siempre diferente para todas las personas. Usualmente las que han estado expuestas a otros idiomas durante la infancia tienen más facilidad, sin embargo, un nivel adecuado de motivación y dedicación, junto con un modelo de aprendizaje correcto, serán determinantes para el éxito del objetivo.

;