Educación continuada, alternativa de actualización

Los estudios no formales pueden amplían la visión de los estudiantes y mejorar su perfil profesional, por lo tanto es conveniente identificar los conceptos que necesitan ser reforzados.

Noticias de Posgrado /

De acuerdo con la Ley 115 de 1994, la educación continuada busca complementar, actualizar y capacitar a los estudiantes en aspectos académicos o laborales sin otorgar títulos como los la educación tradicional (pregrados y posgrados). En este sentido, diplomados, seminarios, cursos y talleres pretenden perfeccionar, renovar y profundizar los conocimientos y habilidades de los alumnos.

En este sentido, Maria del Pilar Castro, directora de Educación Continua de la Universidad de La Sabana, aseguró que este tipo de formación permite a cualquier persona cultivar alguna disciplina y aprender nuevos conceptos en un área específica, bien sea por gusto personal o porque se necesitan para mejorar el desempeño profesional.

Puntualmente, en materia laboral, la capacitación no formal pretende actualizar a los alumnos en temas relacionados con su trabajo diario. "Estos programas buscan suministrar a los participantes el desarrollo de competencias y habilidades necesarias para mejorar en el cargo desempeñado. Cabe aclarar que algunos de estos cursos están enfocados al área técnica y otros a perfeccionar habilidades administrativas o de comunicación", explicó Fredy Carreño, coordinador de Educación Continuada en Escuela Colombiana de Ingeniería.

Sin embargo, a la hora de buscar este tipo de formación es conveniente tener en cuenta aspectos como la duración del programa, los contenidos y la trayectoria de la institución que lo ofrece.

Bajo este panorama, Alcides Muñoz, coordinador de la Oficina de extensión de la Universidad de La Salle, comentó que al decidirse por un curso, taller o diplomado es conveniente analizar cómo el estudio  contribuye a las necesidades de la persona. "Al escoger, una persona tiene que determinar que el programa le aporte a su vida profesional y laboral", comentó.

Por su parte, Maria del Pilar Castro de la Universidad de La Sabana, comentó que la persona debe saber claramente cuál es su necesidad de formación. "Por ejemplo que el estudiante sepa qué aspecto quiere fortalecer, si quiere trabajar algo muy específico para desempeñarse en el cargo que ocupa en una empresa", afirmó.

Por su parte, Lolita Carillo, gerente de Relaciones Empresariales en la Universidad Externado de Colombia, aseguró que conocer la trayectoria de la universidad que dicta el estudio es vital a la hora de tomar una decisión. "Hay que ver que sea una entidad acreditada, porque hay muchas instituciones ¿de garaje¿ que ofrecen mucho y a la final no dan nada".

Para esta experta, algunos aspectos que se deben analizar antes de  cursar un programa no formal son el cuerpo docente, los horarios y los contenidos de punta.

Ventajas integrales
De acuerdo con los especialistas consultados por guiaacademica.com, los principales beneficios de los programas de educación no formal son flexibilidad, pertinencia y duración.

Para Maria del Pilar Castro de la Universidad de La Sabana "hoy en día la gente tiene muchas responsabilidades y no puede retirarse de su trabajo por muchas horas para adelantar un programa formal, pero sí necesita de ciertas herramientas para mejorar sus habilidades en el cargo que está desempeñando, entonces la educación continua ofrece una facilidad y es que el tiempo que se le dedica es muy corto", explicó.

Aunque la duración de un estudio de educación continuada varía del tipo de programa, En términos generales, un curso o taller dura de 20 a 40 horas, un seminario puede llegar a las 50 horas, mientras que un diplomado se extiende a las 120 horas

Por otro lado, Lolita Carillo de la Universidad Externado de Colombia comentó que en algunos casoslos programas de educación continuada pueden ayudar a que la persona obtenga un ascenso en su empresa debido a la capacitación específica que conllevan.

De otro lado, Alcides Muñoz de La Salle destacó que seminarios, talleres, cursos y diplomados no son tan costosos, responden a las necesidades de las personas y facilitan el crecimiento profesional.

"En el contexto actual las organizaciones requieren de personal capacitado para enfrentar sus procesos. Con estos programas la gente no se queda estancada en sus conocimientos ni en sus cargos (...) Cada día el mercado laboral exige más competencias profesionales y laborales, y las empresas piden personas más competentes y actualizadas", aseguró

Sin embargo resaltó que alguien que esté interesado en estos programas debe tener una fundamentación previa sobre los temas que se tratarán para sacarle el mejor provecho al estudio.

Formación empresarial
Con el fin de perfeccionar tanto conocimientos como habilidades de la fuerza laboral, algunas organizaciones recurren a la educación no formal y brindan capacitación especializada a sus empleados. Esta vía de capacitación, denominada formación a la medida, le permite al trabajador actualizarse y desarrollar competencias requeridas en su trabajo diario.

Según Diana Padilla de la Universidad Piloto de Colombia, "la educación continuada está orientada al fortalecimiento y actualización del conocimiento, enfocado al mejoramiento constante de las personas y por ende de las organizaciones".

Esta experta, también comentó que la educación a la medida aporta elementos que solucionan necesidades puntuales de las compañías.

Por otra parte, Fredy Carreño de la Escuela Colombiana de Ingeniería, anotó que las empresas buscan capacitar a su recurso humano en lo que específicamente les interesa que los trabajadores mejoren.

"Para esto prefieren los programas de educación continuada que los formales, entre otras razones, porque pueden diseñarse cursos de acuerdo con los requerimientos de la compañía para atender el perfil de las personas que participan".

Para Lolita Carillo de la Universidad Externado de Colombia, la formación a la medida permite a las empresas fortalecer a sus funcionarios en aquellas áreas en las que detecten falencias. "Estos programas benefician a la organización y a todos los estudiantes", agregó.

En estos casos, la empresa asume el total o la mayor parte de los costos generados por el proceso de entrenamiento y, en contraprestación, el personal se compromete a permanecer durante un tiempo en la organización, después de finalizado el curso.

 

Redacción guiaacademica.com

Comentarios