¿Es mejor un posgrado presencial que uno a distancia?

Conoce algunas de las ventajas y desventajas de la educación virtual.

Noticias de Posgrado /
Ten en cuenta las diferencias entre ambos estudios que aquí te presentamos. Foto: 123rf.com
Ten en cuenta las diferencias entre ambos estudios que aquí te presentamos. Foto: 123rf.com

Tomar la decisión de estudiar un posgrado es un plus en la carrera de todo profesional. Un estudio de alto nivel otorga un valor agregado de gran relevancia, en tanto se traduce en nuevos conocimientos. Es una manera de enfocar la carrera en áreas del saber cada vez más segmentadas, y esto le permite al profesional mejorar su posición frente a las necesidades del mercado laboral.

Así lo evidencia el Observatorio Laboral para la Educación (OLE), cuyos estudios demuestran que a mayor nivel de formación, mejores son los indicadores laborales de los recién graduados en cuanto a vinculación laboral y salario real recibido.

Es por ello que la oferta de posgrados está en constante aumento. Y junto con la oferta crece la variedad de opciones y modalidades. De hecho, desde hace algo más de una década las instituciones educativas colombianas y del mundo entero han comenzado a ofrecer a sus alumnos programas de formación virtual o a distancia. Se trata de cursos de posgrado que se dictan apoyados en los beneficios de la comunicación digital y que llevan al aula virtual a un nuevo nivel de formación.

Tanto los programas virtuales como los presenciales tienen sus particularidades, y es necesario tenerlas presentes a la hora de elegir qué modalidad se ajusta más a cada profesional:

Tiempos: Los programas de posgrado virtuales tienen la ventaja de adaptar los tiempos de cursada a las necesidades de cada estudiante. El alumno puede conectarse desde su casa, oficina o desde cualquier lugar, evitando los tiempos de desplazamiento y los trancones que significa movilizarse en la ciudad hoy en día.

Las distancias se achican: Los posgrados en el exterior gozan de excelente reputación. De hecho, el 95 % de los títulos convalidados en el Ministerio de Educación en los últimos 10 años registrados corresponden a diplomas de formación de alto nivel. Y en este sentido, los programas virtuales permiten acceder a universidades en otras ciudades o países: un máster en España, una especialización en Argentina, incluso un posgrado en Medellín desde cualquier otro rincón del país. Esto le ahorra al profesional los gastos de traslado y mudanza que implica estudiar en el extranjero, e incluso le permite seguir trabajando en su posición actual y no perder así su fuente de ingresos mientras se especializa.

Posibilidad de generar contactos profesionales: El espacio de aprendizaje digital escapa a ciertos beneficios que, por naturaleza, tienen los cursos presenciales. Un estudio de alto nivel tiene la particularidad de reunir en un aula a diferentes profesionales, con una carrera en crecimiento con mayor o menor éxito profesional, con intereses en común y espacios de discusión académico, profesional y personal. Esto se traduce en la posibilidad de generar una red de contactos que facilite el ‘networking’ y potencie la proyección laboral de los asistentes, intercambio que muy difícilmente pueda generarse en el mundo virtual.

Disciplina y autocontrol: Un programa a distancia requiere de una mayor perseverancia por parte del alumno: la organización, la responsabilidad y la disciplina son claves para aprobar con éxito un programa virtual. En un programa presencial las clases marcan el ritmo del aprendizaje de una manera más tangible.

La calidad del estudio: Es frecuente escuchar que los posgrados virtuales son de menor calidad que los presenciales. Sin embargo, la calidad y profesionalidad de un programa no dependen necesariamente de la modalidad. Existen programas que agrupan docentes de diversos países, o que por su profesión no pueden permanecer todo un semestre en una misma ciudad, y esto es, sin duda alguna, representa una ventaja para la modalidad virtual.

Tanto los programas presenciales como los virtuales cuentan con ventajas y desventajas significativas. Lo importante en cada caso es analizar personalmente las variables y evaluar cuál es la opción que mejor se ajusta a su perfil y necesidades profesionales.

Comentarios