Afiliaciones: los nuevos círculos de beneficios para universitarios

La vida universitaria tiene mucho para ofrecer y en ocasiones se puede obtener descuentos y beneficios para disfrutarla.

Noticias de Orientación /
Afiliarse a la biblioteca parece ser prioritario. Foto: 123rf.com
Afiliarse a la biblioteca parece ser prioritario. Foto: 123rf.com

Ser estudiante universitario, también puede ser la puerta para acceder a algunos espacios pensados para que los jóvenes obtengan beneficios. 

Un ejemplo de ello son los clubes, tarjetas de descuentos internacionales y redes culturales y de bibliotecas, las cuales hacen parte de la oferta en la que tú puedes invertir algo de dinero para obtener considerables ganancias.

Una vez, matriculado en una universidad la oferta se amplía y aunque para la mayoría de las actividades programadas por el centro académico no hace falta estar inscrito en ningún grupo, para otro tipo de eventos una afiliación puede salvarte el día (y la billetera).

Afiliarse a la biblioteca parece ser prioritario

A medida que se incrementa el nivel de formación y especialmente cuando se trata de hacer el trabajo de grado, los libros parecen escasos y resulta fundamental tener acceso y poder disfrutar de los beneficios de ser socio de otras bibliotecas.

Por su parte, la Biblioteca Luis Ángel Arango - BLAA, es una de las más apetecidas por tener cobertura nacional, un catálogo de más de dos millones de volúmenes, de los cuales, siendo afiliado, es posible llevarse al menos tres para la casa e incluso pedirlos a domicilio.

Según la Oficina de Socios de la BLAA señala que,  el objetivo de las afiliaciones "es poner a disposición de las personas que se asocien,  todos los materiales bibliográficos que se encuentran en las diferentes bibliotecas del Banco de la República. Si usted está interesado en un libro que se encuentra en otra ciudad, éste le será enviado en corto tiempo".

El pago de esta afiliación es anual y abre las puertas al conocimiento alojado en las 28 bibliotecas del país.

Recuerda también que las bibliotecas universitarias tienen convenios entre ellas y es posible que desde tu universidad puedas solicitar préstamos interbibliotecarios de textos y otro material de documentación.

De viaje y de compras con descuento

La ISIC Card (Tarjeta Internacional de Estudiante, por sus siglas en inglés), cuenta con el respaldo de la UNESCO y es mucho más que un carné de identificación mundial.

Los titulares de esta tarjeta son beneficiarios de 40.000 descuentos, incluyendo tiquetes aéreos, servicios de hospedaje y alimentación, válidos en 120 países, compartidos con más de 4.5 millones de asociados.

Adquirir la tarjeta implica un procedimiento sencillo en el cual es necesario acercarse a la agencia autorizada en el país, acreditar ser estudiante y pagar una cuota de registro y trámite de la tarjeta.

De ahí en adelante las puertas del mundo están abiertas para sus afiliados, que pueden acceder a los descuentos en transportes urbanos o museos que tienen los estudiantes de la Comunidad Europea, entre muchos otros.

Por esta misma línea, existen servicios locales diseñados para estudiantes que ofrecen descuentos en restaurantes, servicios turísticos, lugares de entretenimiento y hasta algunas tarjetas gratis para acceder al sistema de transporte masivo durante el año de afiliación.

Al interior de las universidades también se crean comunidades académicas con intereses específicos, las cuales organizan una serie de eventos como conferencias, exposiciones, presentaciones y hasta salidas de campo.

Sin duda la oferta de beneficios para los universitarios se amplía significativamente cuando se cuenta con la afiliación correcta y aunque los servicios básicos de formación y esparcimiento están cubiertos por la misma universidad, siempre es bueno que cuentes con otras opciones.

Comentarios