¿Cuánto vale mi manutención como estudiante?

El hecho de dejar la casa para empezar nuestros estudios universitarios y la forma cómo vamos a sostenernos, es una duda que debemos resolver.

Noticias de Orientación /
Teniendo un presupuesto es fácil administrar el dinero que llega. Foto: 123rf.com
Teniendo un presupuesto es fácil administrar el dinero que llega. Foto: 123rf.com

Empezar la etapa universitaria obliga a cambiar muchas cosas de la vida. Dejar los amigos del colegio y a veces hasta la casa es parte del proceso.

En ocasiones irse a vivir solos es una elección familiar al saber que la universidad elegida está en otra ciudad o que por cercanía e independencia es conveniente tener un espacio propio cerca al campus.

Al tener clara la universidad y la carrera sabrás qué otros gastos tendrás que asumir, como por ejemplo los de manutención.
Continuar viviendo en casa de tus padres y  recibir su  apoyo, significa que las preocupaciones por vivienda, servicios públicos y alimentación disminuirán.

En otro escenario es probable que tengas que dejar tu casa y recibir giros mensuales con los que tus padres financiarán tus gastos. Aquí se trata de saber administrar el dinero recibido.

El último escenario supondría no solo abandonar la casa sino,  tener que afrontar todos los gastos. Aquí es donde se hace necesario combinar estudios y trabajo, explotando todas nuestras capacidades financieras.

En todos estos casos es necesario aprender a administrar el dinero que llega a tus manos y desarrollar el sano hábito de ahorrar.

¿Cómo administro el dinero?

El primer paso es hacer lo que se conoce como presupuesto personal, que es básicamente una proyección de los gastos que tendrás para saber cuánto dinero necesitas.

Según los Sofía Saucedo Orozco, asesora de Universia, para empezar con el presupuesto es necesario calcular todo aquello que es indispensable para vivir, incluyendo o no la universidad.

La vivienda, los servicios públicos, la alimentación, los servicios médicos y el transporte entran en esta lista.  Por supuesto tendrías que incluir los costos universitarios si tus padres no pueden apoyarte con los pagos.

Luego viene el listado de lo que no es vital pero sí importante para tí: ropa, entretenimiento, salidas de fin de semana, entre otros.
Por último están lo que en este momento se podrían considerar lujos. Salidas a restaurantes, viajes y hasta un carro propio. 

Con la suma de lo anterior harás el listado de los gastos. Probablemente la cifra sea mayor de lo que hubieses creído, así que no te preocupes y piensa en cómo ahorrar o aportar para que tu familia no tenga que asumirlos todos.

Conseguir un trabajo de medio tiempo o los fines de semana podría ser una opción para aumentar los ingresos, aunque debes tener en cuenta que lo más importante es el rendimiento académico,  y esto no se puede sacrificar por un poco de dinero.

Teniendo el presupuesto personal es fácil administrar el dinero que llega mensualmente. Los gastos básicos  deben ser cancelados de inmediato o reservar el dinero completo para pagarlos en su momento. Luego de restar estas cantidades lo que quede puede priorizarse según los planes de cada mes.

Entidades como el Icetex ofrecen subsidios de manutención a estudiantes con créditos registrados en Sisben 1 y 2. Otros beneficios crediticios relacionados se pueden gestionar a través de las entidades financieras y las cajas de compensación.

Sabemos que vivir cerca de la universidad puede bajar los costos de transporte y de alimentación. Compartir un apartamento o vivir en las residencias universitarias puede ser una opción para reducir los costos de manutención.

En esta etapa, importante aprender de las experiencias y aprovechar todas las oportunidades que se presentan para consolidar tu futuro. Tus sueños hechos realidad, entre ellos la casa propia y los lujos llegarán con el tiempo.

Comentarios