¿Puedo pagar mi universidad?

Siempre es posible que asumas los pagos de tu formación. Aun cuando creas no necesitarlo debes estar preparado.

Noticias de Orientación /
Todos estamos en capacidad de costear nuestra propia educación. Foto: 123rf.com
Todos estamos en capacidad de costear nuestra propia educación. Foto: 123rf.com

A veces se corre con la suerte de que los padres se ocupen de los pagos de la vida universitaria, pero en otras ocasiones debes ser tú quien responda por esos costos. Lo mejor es planificar desde el principio para evitar dolores de cabeza al final.

La respuesta a si puedes pagar tu universidad es un sí rotundo. Sin lugar a dudas todos estamos en capacidad de costear nuestra propia educación.

No es una tarea sencilla pero eso no significa que no se pueda hacer. Opciones como trabajar y estudiar, buscar apoyo en la familia o gestionar créditos ante entidades financieras siempre están a la mano, pero lo ideal es tener claro desde el principio quién asumirá los costos.

El asesor de finanzas personales Camilo Zambrano señala que,  "es normal que los jóvenes esperen que sus familias asuman el costo de su educación; sin embargo, por distintas razones a veces ellos mismos deben responder por sus gastos, aquí es donde necesitan tener claridad sobre sus opciones y sobretodo contar con la asesoría indicada".

Para el momento en que eliges una carrera y la universidad en donde se cursará,  también debes tener claro si tus padres están en capacidad de costearla. 

Lo ideal es que la familia haya hecho parte del proceso de toma de decisiones, si no fue así, es importante hablar con ellos antes de seguir adelante.

Algunas opciones

Si antes de iniciar nuestra formación o en algún punto intermedio de la carrera resulta que nuestras familias no pueden realizar los pagos, es nuestra responsabilidad continuar estudiando y encontrar salidas a las necesidades económicas del momento.

Aquí están algunas opciones por las que puedes optar siempre que tengas que asumir los pagos de tu educación o simplemente quieras aliviar las finanzas familiares:

1. Becas. Muy codiciadas y otorgadas en pequeñas cantidades, las becas universitarias generalmente recompensan el buen desempeño académico de los estudiantes. Esforzarse por ser el mejor nunca será una mala idea y podría resultar en un ahorro significativo.

2. Estudiar y trabajar. La combinación de estudio y trabajo logra traer más ingresos a la casa pero a la vez disminuye el tiempo y la concentración sobre la vida académica. Este es un caso que debemos poner en una balanza y analizar con cuidado antes de decidir.

3. Créditos y financiación. Las entidades financieras siempre tendrán una opción para ofrecer, lo que se debe tener claro es que para acceder a ellas se debe cumplir algunos requisitos y que una vez pactado un acuerdo es muy difícil renegociar las condiciones.

4. Otros apoyos financieros. Además de las anteriores existen otras opciones como subsidios otorgados por el gobierno y algunas instituciones. También está la posibilidad de encontrar un trabajo que como parte de pago cubra los costos universitarios.

Comentarios