Aprende y desarrolla habilidades de forma creativa

Hay un modelo que te servirá para mantener tus ideas frescas y que le sirvan a tu negocio.

Noticias de Posgrado /
La creatividad es una de las habilidades blandas que más importancia cobra a la hora de hacer negocios. Foto: Istock.com
La creatividad es una de las habilidades blandas que más importancia cobra a la hora de hacer negocios. Foto: Istock.com

¿Has escuchado hablar sobre el modelo de incubación de Torrance (TIM)? Si no, te contamos a grandes rasgos qué es, para qué sirve y cómo puedes sacarle el mayor provecho.

El creador de esta forma de estudio, Tim Torrance, la descripción como un método que busca enseñar cualquier disciplina, habilidades creativas.

Su propósito es diseñar y enseñar contenido creativo, así como integrarlo desde otras áreas. Esto se consigue por medio de tres etapas que integran el proceso: despertar expectativas, profundizar en ellas y finalmente extender el conocimiento.

¿Te gustan los temas de innovación y creatividad? Haz clic aquí, déjanos tus datos y uno de nuestros asesores se contactará contigo para brindar la información que necesitas.

En la primera, se prepara a los estudiantes para hacer una conexión entre lo que esperan aprender y algo relevante de sus vidas. Algunas estrategias que se usan para ellos son: hacer una reflexión previa sobre el tema a tratar, ver la información desde varios puntos de vista y sensibilizar a un grupo sobre alguna situación que se viva actualmente.

Luego, en la etapa de profundizar expectativas, la idea es mantener la motivación y satisfacer la curiosidad generada, a través de una mayor exploración. Para ello, puedes sintetizar diferentes tipos de información, buscar congruencia entre dos experiencias, descartar información inútil y dejar de lado los juicios.

Ya en la última fase del modelo, en la que se refiere a extender el conocimiento, la intención es que vayas más allá de la lección y puedes seguir el proceso de aprendizaje. Para ello, puedes utilizar la información para fantasear, imaginar e investigar soluciones ideales. Hacerle seguimiento a los detalles y formar asociaciones también hacen parte de este proceso creativo.

Asimismo, el modelo TIM trabaja en el desarrollo de 16 habilidades creativas: curiosidad, aceptar el reto, considerar muchas alternativas, usar la fantasía, resaltar la esencia, mirar de otra forma, mantenerse consciente, utilizar el juego o el humor, ser original y mantener una mente abierta, entre otras.

Una de las instituciones que cuenta con cursos que aplican este método y que se especializan en usar la creatividad como forma de crecimiento es la Unab Bogotá. Tiene, por ejemplo, el curso de ‘Creatividad y emprendimiento’ de pregrado, el curso de posgrados ‘Solución creativa de problemas’ y todos los talleres ofertados al sector externo por extensión universitaria.

 

Comentarios