¿Cuál es la mejor técnica de estudio?

Aquí algunas de ellas para que puedas aplicar la que más te guste.

Noticias de Pregrado /

En una nueva entrega de ‘Sebitas va a la U’, nuestro ‘youtuber’ vivió en carne propia lo que es prepararse para un examen. Con ese propósito, recurrió a utilizar una de las tantas técnicas de estudio que existen, y comprobar qué tan efectiva podría ser en su caso.

Biología, historia y geografía fueron las áreas asignadas para que Sebitas y su invitada, Ana, pudieran estudiar y ver qué técnica les daba mejor resultado. En esta ocasión, la pomodoro y la mnemotecnia fueron las elegidas para que ellos se prepararan para un ‘challenge’ final.

A continuación te explicamos cuáles son algunas de las técnicas más usadas y en qué consisten:

Pomodoro: Este método consiste en que, a través de la división en fragmentos de tiempo, puedas mejorar tu retención de ideas. Puedes decidir cada cuánto tiempo tomarás una pausa para hacer otras actividades: comer algo, caminar o descansar; luego volverás a empezar y así sucesivamente. Es decir, esta forma de estudio pretende mejorar tu agilidad mental y aprovechar el tiempo de concentración real.

Mnemotecnia: Esta es una de las técnicas que puede resultar más útiles para la recordación de fórmulas, frases o listados. Consiste en la asociación de información con datos que hagan parte de nuestra memoria y que podamos recordar con facilidad. Es común que los estudiantes que utilizan esta técnica puedan hacer numeraciones, crear palabras, rimas, acrónimos, historias, abreviaturas y cualquier tipo de asociación que pueda hacer una conexión o imagen mental más fácil.

¿Necesitas asesoría para un programa de pregrado o posgrado? Haz clic aquí, déjanos tus datos y uno de nuestros asesores se contactará contigo para brindarte la información que necesitas.

Autoevaluación: Esta técnica consiste en irte midiendo en términos de cuánto has avanzado en un tema en un tiempo determinado. Crear mini pruebas en las que puedas calificar qué y cómo has aprendido sobre algo, podría darte la clave para memorizar y comprender de manera más efectiva. Usar y crear preguntas sobre el material que acabas de estudiar te ayudará.

Combinación: Si tienes que estudiar diferentes temas o áreas del conocimiento para una prueba, puedes ir alternando dichas áreas. Esto ayuda a que el cerebro no caiga en la repetición si no que pueda variar los temas y así mejorar la aprehensión. También te dará herramientas en solución de problemas según el caso de estudio. No todas las materias se aprenden de la misma forma.

Otras formas de estudio

También están identificadas otras maneras de memorizar y aprender ciertos temas. Por ejemplo, subrayar un texto que necesitas estudiar puede resultar útil en algunos casos para extraer las ideas más importantes. Sin embargo, puedes caer en la práctica de hacerlo sin criterio, marcando ideas que de pronto no te sirvan o que sean demasiado extensas para memorizar.

Hacer una lista con apuntes también es otra forma muy utilizada para recordar fechas, momentos o palabras, para tus exámenes. Aunque puede resultar efectiva para hacer repasos periódicos, puede que dejes por fuera algún dato clavo o simplemente satures tu cerebro con información que pueda no ser tan relevante en el momento de tu prueba.

La famosa lluvia de ideas o ‘brainstorming’, consiste en plasmar ideas, palabras relacionadas o perspectivas sobre un tema. Los estudiantes suelen utilizarlo para trabajos o exámenes en grupo para facilitar la organización de ideas y el debate.

Debes saber que aunque hay muchas opciones en técnicas de estudio y maneras de memorizar o aprender algo, no todas podrían ser efectivas para ti. Encuentra cuál es la que mejor se acomoda a tus métodos y formas de memorizar. No todas las técnicas de estudios sirven para todos los temas o áreas del conocimiento; es un proceso en el que vas hallando cómo aprendes mejor.

Comentarios