La Javeriana lanza “plan rescate” ante el coronavirus

En entrevista con Guía Académica, el rector de la U. Javeriana, padre Jorge Peláez, anunció medidas de alivio para los estudiantes.

Noticias de Pregrado /
La Universidad Javeriana tiene alivios para pregrados y posgrados en época de pandemia por coronavirus. Foto: Universidad Javeriana
La Universidad Javeriana tiene alivios para pregrados y posgrados en época de pandemia por coronavirus. Foto: Universidad Javeriana

Por: Sebastián Cortés Fonseca.

Con la actual coyuntura por la pandemia del Covid-19 y la preocupación de padres y estudiantes por el futuro de las universidades, la Pontificia Universidad Javeriana, que tienen el alivio de los programas de financiación y descartó que haya un descuento del 20 o 30 por ciento en el precio de sus matrículas para el próximo semestre.

En diálogo con Guía Académica, su rector, el padre Jorge Humberto Peláez, dijo que le apostarán a robustecer el "plan de rescate" para estudiantes con dificultades y hacer más difícil su flexibilidad virtual. Sin embargo, enfatizó en la importancia de la presencialidad para muchas de sus carreras.

- La educación a mediano plazo va a cambiar, ¿qué planes tiene la Javeriana?

Muchas cosas van a cambiar. En este momento tenemos dos puntos prioritarios en la agenda: la planificación académica y la financiación. Respeto a lo primero, tenemos al profesorado trabajando en la culminación de este primer semestre y la planeación del otro, teniendo en cuenta las limitaciones que tenemos. En cuanto a la culminación de este primer semestre hay asignaturas que se pueden realizar completas y hay satisfacción. Hay otras que tienen componentes prácticos, ahí tenemos complejidades. Estamos viendo.

Lo otro es que tenemos que rediseñar todas nuestras asignaturas para ver cómo podemos ofrecerlas con una presencialidad con grandes restricciones. Mientras no haya una vacuna para el virus tendremos muchos desafíos ahí. La oferta académica que brindamos irá combinando lo presencial y lo virtual.

- ¿Y en el tema financiero?

Es de una enorme complejidad por el tema del desempleo y demás. Uno ve en redes sociales y lo que encuentra es que dicen "descuenten el 30%, descuenten el 50%" y esa es una propuesta que uno entiende pero que es absolutamente imposible. Hacer eso significa tener que reducir los costos en un 20 o 30 por ciento, y eso se traduce en sacar gente y disminuir la calidad. Hay unos gastos que se eliminan en el segundo semestre, como los viajes. Con lo que los estudiantes pagan de matrícula, solo se cubre un poco más del 80% del presupuesto de la universidad.

- ¿Cómo era el panorama de la Universidad el año pasado?

En el segundo semestre de 2019 apoyamos con becas y descuentos a más de 4.100 estudiantes, por un valor superior a los 11 mil millones de pesos. También, apoyamos a más de 3.500 estudiantes con financiamiento directo de la universidad por 30 mil millones, es decir, estamos haciendo un esfuerzo giganteco. Seremos muy flexibles en la financiación de nuestros estudiantes; intereses muy bajos, en algunos casos de cero pesos. Asimismo, diseñamos algo que llamamos "plan de rescate".

- ¿En qué consiste?

Con este plan tenemos dos mil cupos y cubre hasta el 70% del valor de la matrícula para el segundo semestre del 2020 para quienes tienen dificultades económicas. Entonces no se generará interés durante el tiempo de los estudios y se iniciará el pago de la deuda al momento de obtener el título.

- ¿Les preocupa el tema de la deserción universitaria?

Enormemente Estamos en una incertidumbre absoluta pero vamos a ver qué impacto tienen las medidas que ofrecen el Gobierno. En este momento cualquier porcentaje sobre deserción es una adivinanza; mientras más logremos dar salvavidas de financiación de una u otra manera, pues se disminuirá. También influirá en lo que digan las autoridades sobre la presencialidad restringida. Si hay una línea muy rigurosa que llevará una virtualidad total, muchos estudiantes podrán pensar en aplazar semestre. Las cifras de deserción van a estar condicionadas por el componente económico y hasta dónde va la presencialidad y la virtualidad. Por supuesto, en unas carreras es más complejo que otras; hay unas que resisten mayor dosis de virtualidad.

- ¿Y el escenario en los posgrados?

Ese es el mayor interrogante. Los cálculos que hacen los especialistas indican un bajón más fuerte en el posgrado que en el pregrado por varias razones. Un posgrado es más fácil de posponer, tienen las realidades de los estudiantes, no tienen mayor complicación. Entonces tenemos mucha incertidumbre en esa área.

- ¿Tienen alivio para ellos?

Ofrecemos descuento de 10% para egresados ​​de pregrado en la universidad y tenemos una línea de crédito a corto plazo con interés del 1%, que cubre hasta el 90% del valor de la matrícula del semestre. Además, los créditos condonables del 50% en maestrías y el 100% en doctorados que especifican en algunos programas particulares.

- ¿Qué sensación tiene de la educación virtual hoy?

En este momento hay un ataque fuerte de los estudiantes en todo el país, hay críticas a la formación virtual. Necesitamos tener en cuenta que muchos de los productos que se ofrecen no corresponden a los especificados. La virtualidad implica unas metodologías distintas; esta modalidad bien entendida tiene posibilidades altas de interacción.

- ¿Se van a mover fuerte hacia lo virtual?

Sí, pero con todas las leyes de la ley, con toda la tecnología. Vamos a fortalecer eso sin renunciar a la presencialidad que considera fundamental en los procesos de formación.

- ¿Ha tenido diálogo con los estudiantes?

Sí, hemos tenido conversaciones. Me reuní con estudiantes representantes a consejos de las facultades; han sido charlas amables y con propuestas de mejoramiento. El vicerrector académico se ha reunido con grupos de jóvenes y cada decano también lo ha hecho.

- ¿Ha hablado con rectores de otras universidades sobre estos temas?

Hemos tenido conversaciones telefónicas con varios decanos de otras instituciones, hemos hablado con la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun) para ver qué está haciendo cada uno. Evitamos tomar decisiones conjuntas, eso quitaría la libertad de asociación y de competencia, de modo que no. Hay relación sobre cómo van las cosas pero no más.

 

 

Comentarios