Ser técnico o tecnólogo: la opción para estudiar y ahorrar

Cada vez es más común que los jóvenes decidan realizar un ciclo propedéutico para ahorrar tiempo y dinero.

Noticias de Pregrado /

Poder aplicar en una empresa los conocimientos adquiridos en la academia y al mismo tiempo tener la posibilidad de obtener la tan anhelada experiencia laboral mientras se ahorra algo de dinero, es posible realizando un ciclo propedéutico.

Esta opción que consiste en iniciar un ciclo técnico o tecnológico para continuar posteriormente con una carrera profesional, es cada vez más aceptada por los jóvenes por factores como el económico, alto nivel académico en menos tiempo y la oportunidad de un acercamiento real con el mundo laboral.

El ciclo propedéutico se inicia después de la secundaria con un técnico o tecnológico, los cuáles duran entre 4 y 5 semestres, allí tienen la opción de homologar y continuar con la carrera profesional, según la institución que elijan.  

Por ejemplo el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), ofrece un ciclo técnico con una duración de 3 semestres y el tecnólogo de 4 semestres con la práctica empresarial.

Esta modalidad de aprendizaje está reglamentada por el Decreto 2566 del 2003, en el que se establece lo siguiente: "Un ciclo propedéutico se organiza en ciclos secuénciales y complementarios, cada uno de los cuales brinda una formación integral correspondiente al respectivo ciclo y conduce a un titulo, que se habilita tanto para el desempeño laboral correspondiente a la formación obtenida o para continuar en el ciclo siguiente".

¿Cómo se logra?

Marisol Pulido, egresada de la Fundación Universitaria San Mateo como Técnica Profesional en Administración de Empresas, afirma que es una excelente opción, no solo económicamente hablando sino porque brinda una idea de cómo es trabajar y así asegurarse de qué es lo que uno quiere para así seguir capacitándose.

Actualmente se encuentra terminando su carrera profesional en la Universidad Agustiniana donde ingresó a sexto semestre después de estudiar 5 en su ciclo técnico. Además de conseguir un empleo que le ha permitido lograr un ascenso en el año y dos meses que lleva en su trabajo.

Muy similar es el caso de Sara Díaz, quien estudio un tecnólogo en Administración en el Sena, con una duración de 2 años. 

"Al homologar ingresé a quinto semestre en la universidad Santo Tomás, allí me orientaron y he logrado ahorrar tiempo de mi proceso formativo, ya llevo trabajando 1 año, 6 fueron de práctica", expresa Sara.

Esta modalidad es altamente empleada en los países desarrollados, en los cuales, las matrículas para carreras técnicas o tecnológicas, supera en cuatro veces a las universitarias.

En nuestro país la proporción es inversa y la matrícula para pregrados supera ampliamente a la demanda de técnicas, por esta razón, el Ministerio de Educación Nacional le ha apostado a que en los próximos años el número de estudiantes que realizan un ciclo propedéutico sea del 60 o 70 por ciento.

Diana Hernández - contenido@guiaacademica.com

Comentarios